Evoca sepulturero historias terroríficas

Original: http://www.elnorte.com/estados/articulo/398/795385/

Oct 31, 2007

Monclova,  México (31 octubre 2007).-   Cuando la noche cae en esta ciudad, la luna ilumina el camino del más allá, las almas de los muertos se inquietan y algunos logran salir de su eterno descanso para deambular por el cementerio y por las calles...

Don Elías Romo, velador y sepulturero del panteón municipal, guarda en su memoria historias escalofriantes de cosas sobrenaturales que ha visto y escuchado cada noche. Cuenta que ha observado almas en pena, como la de una mujer vestida de novia que camina entre las tumbas con un marchito ramo de flores.

Otra mujer con una túnica blanca que sin pisar el piso sale todos los días del panteón al llegar la madrugada y se pierde entre los carros que transitan; también un señor que sale a merodear alrededor de su capilla y se queja de que no duerme a gusto ahí.

Pero el caso de cinco niños que se aparecen con frecuencia entre la medianoche y la una de la madrugada es el fenómeno paranormal que más escalofríos le da.

Cuenta que el sitio donde los niños se aparecen ya lo conocen como el corredor de los angelitos, porque cada noche salen de sus tumbas a jugar y hacerle travesuras.

"Son cinco niños, entre primos y hermanos, que fallecieron en 1959", dice.

"Yo creo que se aburren y pues son niños, son traviesos, por eso andan por ahí jugando, pero no le hacen daño a nadie".

Don Elías cuenta que los angelitos de edades de siete y ocho años murieron trágicamente cuando una camioneta los arrolló mientras éstos estaban sentados en la orilla de la banqueta al salir de la escuela Margarita Maza de Juárez, donde estudiaban.