Existe la combustión espontánea de los seres humanos?

Original: http://news.bbc.co.uk/2/hi/uk_news/magazine/4456428.stm

¿Quién, qué, por qué?

Un personaje en La Casa Desolada de Charles Dickens muere quemado sin razón aparente.  La combustión espontánea es una creencia que ha estado dando vueltas durante siglos, pero, ¿existe de veras?

Los espectadores que siguen Andrew la adaptación de Davies de Dickens de Charles’ la Casa Desolada en la BBC número uno han visto el espantoso momento cuando Krook el alcohólico siniestro– actuado por representado por Johnny Vegas - encuentra que su estómago se calienta más de lo normal, y él estalla en llamas repentinamente.

Cuando sus restos carbonizados son encontrados, Dickens permite que la macabra escena se despliegue:  Aquí hay un parche en el suelo; aquí hay una pequeña tira de papel, pero no tan encendida como de costumbre, parece estar sumida en algo; y aquí está - es el pedazo de cenizas de un pequeño tronco, carbonizado y roto de madera rociada con cenizas blancas, ¿o es carbón? ¡Oh, quie horror, él ESTA aquí!"

Dickens no se equivoca en atribuir la muerte a la combustión humana espontánea (SHC), que es la alegada quema de un cuerpo humano sin ninguna fuente identificable de ignición. "Es la misma muerte eternamente innata, generada en los mismos humores corruptos del cuerpo pecaminoso mismo, y de eso sólo - la Combustión Espontánea, y ninguna otra de todas las muertes es que pudo moror," escribió él.

Cuando se publicó el relato por primera vez, Dickens fue acusado de legitimar supersticiones absurdas y hubo un pequeño escándalo.  Pero el autor respondió que él había hecho un estudio del tema y que él conocía como 30 eventos.  “No he tenido la intención de engañar a mis lectores y antes de escribir esa descripción me tomé la molestia de investigar el tema”,  escribió en la Segunda edición.

Se cree que parte de su fuente fue una colección de casos publicados por el francés Jonas Dupont en 1763, 90 años antes de La Casa Desolada.

Así que la combustión espontánea, ¿es un hecho o una ficción?

Los casos en los tiempos recientes han sido reportados cuando la policía y los bomberos han encontrado cuerpos quemados pero no hay muebles quemados. La perplejidad en cómo un cuerpo puede ser reducido casi a cenizas, que requiere temperaturas de cerca de 3,000 grados, sin que nada más en una habitación se afecte, han dado lugar a algunas teorías.

Uno de los casos  más sobresalientes fue el de Mary Reeser que se halló en su casa en 1951,  reducida a una pila de cenizas excepto su caravela encogida en su pie izquierdo, que estaba totalmente intacto.  El daño a la propiedad en Florida fue mínimo, sólo hollín en el techo y las paredes.

El informe de la policía alega que la bata de la viuda  de 67 años se había incendiado, quizás debido a un cigarrillo, aunque ninguna fuente de la llama ni accelerante se hallaron.

Efecto de mecha

En 1982 se dijo que la causa de la muerte de Jean Saffin fue a causa de la combustión espontáned.  Los parientes dijeron que la vieron encenderse en llamas en su casa del norte de Londres, pero el Dr John Burton dijo que no “había tal cosa” como la combustión espontánea y no cerró el caso judicial.

El cuerpo

El cuerpo humano es en su mayor parte agua y las únicas propiedades que se queman con facilidad son el tejido grueso prontamente y el gas metano, así que las posibilidades de combustión espontánea parecen ser remotas. Pero los partidarios de la teoría han ofrecido el alcoholismo, la intervención divina, la obesidad y la electricidad constante como  posibles explicaciones.

En 1998 el programa QED de la BBC investigó y usó un cerdo muerto para tratar de presentar una explicación llamada el "efecto mecha".

Las ropas se convierten en la mecha y la grasa que rodea a una persona es la fuente de  combustible que se quema lentamente, durante cinco a diez horas.

Esta teoría puede justificar el estado de los restos pero no explica la ausencia de una llama inicial o un acelerante, dos cosas que se requerían para el experimento con el cerdo. Para componer el misterio, muchas de las víctimas de los casos que se alegan no trataron ni pudieron escapar y permanecieron sentadas durante la desgracia.

Pero el profesor Michael Green piensa que la teoría ha sido desacreditada.

“La forma que el cuerpo se quema – el tan llamado efecto de la mecha—le parece a mis colegas y a mí ser la explicación científica más creíble”, dijo él.