Juzgará España a 29 personas por 3/11

Original: http://www.elnorte.com/internacional/articulo/628001/default.asp?PlazaConsulta=elnorte&DirCobertura=

Ene 23, 2007

ntre los 29 procesados, de un total de 116 imputados iniciales, figuran 15 marroquíes, nueve españoles, principalmente

Madrid,  España (11 abril 2006).-  Dos años y un mes después de los atentados islamistas del 11 de marzo de 2004 contra cuatro trenes suburbanos en Madrid, que dejó 191 muertos y uno de los peores ataques terroristas en Europa desde Lockerbie, el juez español Juan del Olmo procesó a 29 personas, en su mayoría marroquíes.

El magistrado de la Audiencia Nacional, principal instancia penal española, difundió hoy el auto procesal, un voluminoso sumario de mil 460 páginas, en el cual imputa a los marroquíes Jamal Zougam, Hassan El Haski, Abdelmajid Bouchar, Youssef Belhadj y al egipcio Rabei Ousmane Sayed Ahmed 191 asesinatos, mil 755 tentativas de asesinato y cuatro delitos de estragos terroristas.

Al español José Emilio Suárez Trashorras, encarcelado desde marzo de 2004, el juez le imputa 192 asesinatos, mil 755 tentativas de asesinato, colaboración con organización terrorista islamista, un delito de tráfico, tenencia y suministro de explosivos.

Al ex minero también le atribuye el suicidio colectivo de siete islamistas radicales ocurrido el 3 de abril de 2004 en un apartamento de Leganés, periferia sur de Madrid, por haber sido quien suministró los explosivos robados en por lo menos dos minas de Asturias usados en los atentados.

Le atribuye igualmente la muerte de un policía del grupo de fuerzas de seguridad de élite que ese día rodeaba el piso que los presuntos terroristas hicieron volar en pedazos adosándose explosivos al cuerpo.

Diez bombas con más de 100 kilos de explosivo Goma 2 Eco estallaban a escasos minutos de intervalo a partir de las 07:37 horas locales del jueves 11 de marzo de 2004 en cuatro trenes suburbanos que se dirigían de Alcalá de Henares, a 30 kilómetros al este de Madrid, a la estación madrileña de Atocha, causando 191 muertos y mil 900 heridos, en el peor atentado terrorista desde el perpetrado en 1988 contra un avión de PanAm a la altura del poblado escocés de Lockerbie.

A Zougam, Ousmane, Belhadj, Bouchar y El Haski, el juez imputa también un delito de integración o pertenencia a organización terrorista islamista.

Entre los 29 procesados, de un total de 116 imputados iniciales, figuran 15 marroquíes, nueve españoles, un sirio, un sirio-español, un libanés, un egipcio y un argelino.

Los seis principales procesados, que podrían ser condenados a penas de varios miles de años de cárcel, están citados para notificación en la Audiencia Nacional los días 16, 17 y 18 de mayo.

No obstante, en España, la pena máxima de cárcel efectiva por terrorismo es de 40 años.

De los 29 procesados, nueve son españoles y están implicados en la obtención y entrega de los explosivos.

Otras cuatro personas, los españoles Emilio Llano, Raúl González y Antonio Toro, y el marroquí Mahmoud Slimane Aoun, fueron puestas en libertad bajo fianza y con cargos.

Del Olmo considera que los atentados fueron obra de un comando local que actuó por iniciativa propia pero "inspirado" en la red Al-Qaeda.

El juez atribuye la autoría de los atentados al Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM), al que se refiere como máximo referente del Movimiento Salafista Jihadista en España.

Zougam, El Haski y Trashorras cumplen prisión preventiva en España desde 2004. Belhadj fue extraditado por Bélgica en febrero de 2005 y Ousmane volvió a Italia tras ser interrogado por la justicia española. Bouchar fue extraditado por las autoridades serbias a Madrid en septiembre de 2005.

Zougam, el sirio Basel Ghayoun y el argelino Allekema Lamari, aparecen también mencionados en el auto procesal como presuntos implicados en los atentados identificados por testigos en el recorrido de los trenes de la muerte entre Alcalá de Henares y Madrid.

Lamari, considerado el "emir" del grupo responsable de los atentados, es uno de los siete islamistas radicales que se suicidaron con explosivos en Leganés, cuando estaban rodeados por la policía.

El juicio oral y público debería comenzar a fines de 2006 o principios de 2007 y podría durar un año.

Los atentados de Madrid fueron perpetrados tres días antes de las elecciones generales españolas que inesperadamente expulsaron del poder al gobierno conservador de José María Aznar (1996-2004), que en esas 72 horas insistió en que la pista privilegiada sobre la autoría de los ataques apuntaba a la organización separatista armada vasca ETA.

El gobierno español de derecha temía que el electorado vinculara la matanza de Madrid con la presencia de tropas españolas en Iraq a la que se había opuesto masivamente.

Tras el anuncio del juez, el gobernante Partido Socialista Obrero Español (PSOE) consideró que las investigaciones determinaron con claridad que los atentados fueron obra de una minoría fanática vinculada al terrorismo islamista radical.