Condenan a muerte a Saddam Hussein '

Fuente: http://www.elnorte.com/internacional/articulo/688359/default.asp?PlazaConsulta=elnorte&DirCobertura=

Dios es grande. Viva el pueblo y mueran sus enemigos', gritó el ex gobernante al conocer el fallo

Bagdad,  Iraq (5 noviembre 2006).-  El Alto Tribunal Penal iraquí condenó hoy al ex Presidente de Iraq Saddam Hussein a morir en la horca por la matanza de 148 chiitas en los años 80 en el pueblo de Dujail, al norte de Bagdad, en represalia por un atentado fallido.

Los estatutos del tribunal, sin embargo, prevén un procedimiento automático de apelación en caso de condena a muerte o cadena perpetua.

El proceso de apelación se iniciará mañana lunes. Saddam Hussein será ejecutado en un plazo de 30 días desde la fecha en que la corte de apelación confirme la condena, si esa es la decisión que adopta.

Durante la audiencia de hoy, Hussein se negó en un principio a atender al juez que le ordenó levantarse de su asiento. Dos alguaciles levantaron el derrocado gobernante y entonces permaneció de pie mientras era leída la sentencia.

El ex dictador, de 69 años, trató constantemente de interrumpir al juez Rauf Rashid Abdel Rahman clamando "¡Larga vida a Iraq, larga vida a los iraquíes!", lo que obligó al magistrado a gritar más que él.

El ex Presidente iraquí también fue condenado a 10 años de prisión por un crimen contra la humanidad (tortura) y a otros 10 años más por provocar un desplazamiento de la población.

Tras conocer la sentencia, Saddam Hussein parecía visiblemente afectado.

"Dios es grande. Viva el pueblo y mueran sus enemigos. Viva la nación gloriosa y mueran sus enemigos", gritó el ex gobernante con un estremecimiento evidente.

Antes de que comenzara la audencia, uno de los abogados de Hussein, el ex fiscal general estadounidense Ramsey Clark, fue expulsado de la sala del tribunal luego de entregar al juez un memorándum en que calificaba al juicio de parodia.

El juez principal Raouf Abdul-Raham señaló hacia Clark y dijo en inglés "lárguese".

Los condenados a muerte son ahorcados si son civiles o fusilados si son militares. En julio, Saddam Hussein había señalado que prefería esta última opción, pero hoy el tribunal decretó que fuera ahorcado.

"Saddam era militar y en caso de que sea condenado a muerte, deberá ser ejecutado con arma de fuego y no ahorcado", dijo el propio Saddam Hussein hablando en tercera persona.

"Dios es más grande que el ocupante", clamó, mientras cuatro guardias de seguridad lo llevaban fuera de la sala de audiencias, con las manos atadas a la espalda.

El Alto Tribunal Penal, con sede en el sector fortificado de la Zona Verde de Bagdad, también condenó a muerte en la horca a uno de los tres hermanastros de Saddam y ex dirigente de los servicios de inteligencia, Barzan al-Tikriti.

El ex presidente del tribunal revolucionario que juzgó los hechos de Dujail, Awad Ahmed al Bandar, también fue sentenciado a muerte.

Cuando se leyó su condena, Bandar gritó "Ala Akbar (Alá es grande) para todos los traidores", antes de ser expulsado de la sala.

Por su parte, Barzan al Tikriti, quien ya había provocado numerosos incidentes durante las 40 audiencias del juicio, gritó en varias ocasiones "Viva el Baas, el partido de los valores", la formación ahora disuelta de Saddam, mientras el juez le exigía que se callase.

El ex Vicepresidente iraquí, Taha Yassin Ramadan, uno de los responsables más duros del régimen de Saddam, fue condenado a cadena perpetua, pese a que el fiscal general, Jaafar al Mussaui, había pedido para él la pena de muerte.

Otros tres responsables locales del partido Baas, Abdala Kadhem Rueid, su hijo Mezhar Abdala Rueid y Ali Daeh Ali, fueron condenados a 15 años de prisión por homicidio voluntario.

Sólo uno de los acusados, Mohamed Azzam al Ali, otro responsable local del partido Baas, fue absuelto, siguiendo las recomendaciones del fiscal general.

La audiencia duró menos de 40 minutos y clausuró un juicio que se celebró del 19 de octubre de 2005 al 27 de julio de 2006.

En una primera reacción, el Embajador estadounidense en Iraq, Zalmay Jalilzad, reconoció el veredicto e invitó a los iraquíes a "pasar página" y unirse por un futuro mejor.

"Este día marca una etapa importante para Iraq, que acaba de dar un nuevo paso hacia la construcción de una sociedad libre fundada en el respeto de la ley", opinó Jalilzad.

Saddam Hussein, que dirigió Iraq con mano de hierro desde 1979 hasta su derrocamiento en abril del 2003, y otros siete ex responsables de su régimen fueron juzgados por la matanza de 148 chiitas de Dujail, asesinados durante los meses que siguieron al ametrallamiento del convoy del entonces Presidente en una visita a la localidad en 1982.

Antes incluso de la apertura de la audiencia, opositores y nostálgicos del régimen de Saddam Hussein se manifestaron en Bagdad y cerca de Tikrit, el antiguo feudo de Saddam Hussein.

En Sadr City, bastión de las milicias del jefe radical chiita Moqtada Sadr, opuesto a la ocupación estadounidense, los vecinos ignoraron el toque de queda impuesto para hoy en la capital iraquí y se reunieron ante las oficinas de la organización de Moqtada Sadr para esperar el veredicto.

En Al Dawr, cerca de Tikrit, al norte de Bagdad, decenas de partidarios del derrocado Presidente se manifestaron en las calles, llevando retratos suyos y del ex número dos del régimen, Ezzat Ibrahim al Duri, nacido en esta localidad y aún buscado por los estadounidenses.