SABBATS

http://www.angelfire.com/wi3/wiccamexico/sabbats.html

INTRODUCCION

Los Sabbats son las celebraciones en las que participamos, existen cuatro Sabbats Menores y cuatro Sabbats Mayores. La Rueda del Año los divide alternándolos para conformar ocho períodos en el año. Estos períodos antiguamente regulaban las actividades diarias como las épocas de siembra y cosecha, además de ser utilizados ritualmente. Actualmente los utilizamos para guiarnos espiritual y físicamente. El cuerpo humano está regido por estos ciclos que hoy hemos olvidado y alterado a partir de la implementación del calendario cristiano, el cual no va de acuerdo a ningún ciclo natural, debido a su reciente creación.

La medición del tiempo a partir de las culturas prehistóricas se realizó por medio de los astros y los ciclos terrestres. Mientras estas mediciones se volvían más complejas y exactas, el calendario (cualquier tipo: solar, lunar, etc.) fijó sus tiempos de actividades humanas y religiosas, de acuerdo a ciertos ritmos naturales que permitían mantener un equilibrio en la naturaleza. Todas las culturas antiguas tenían su propia forma de medir el tiempo, sin embargo no deja de sorprender que la mayoría de ellas coincida en la medida de estos períodos.

En México, el calendario más antiguo que se conoce es el maya, y debido a eso es el más confiable, en cuanto a que los astrónomos mayas tenían conocimientos previos de los olmecas y posteriormente ellos los perfeccionarían con una observación y registro de los fenómenos astronómicos que los llevó a la predicción de eclipses y acontecimientos celestes. El "calendario azteca", sucesor posiblemente de algún proto-calendario originario de la Cuenca de México en épocas más antiguas, no puede ser tan confiable debido a que fue adoptado y modificado por una sociedad imperialista que lo usaba a su conveniencia y que ya había perdido en gran parte todos los conocimientos espirituales y esotéricos heredados por los toltecas.

Cuando buscamos calendarios de este tipo, basados en los ciclos naturales, lo mejor es remontarnos a los orígenes de las civilizaciones, debido a que estas poblaciones estaban más acostumbradas a vivir en consonancia con la naturaleza y a que dependían en un grado mucho mayor de ella para sobrevivir. En el continente americano, dos de los que mejor parecen haberse transmitido sin mayores alteraciones, son como ya mencionamos el maya, y el de la culturas del sur de Norteamérica, de los cuáles hay algunos ejemplos y de los cuáles hablaremos en otros apartados. Desde luego, cada uno obedece a sus propias condiciones climáticas y geográficas.

Los pueblos que los romanos y, posteriormente los cristianos, denominarían paganos, como los celtas e íberos, resguardaban una tradición muy antigua de observación de los fenómenos astronómicos y los ciclos naturales desarrollada desde la época en que se empezaron a construir megalitos en toda Irlanda, Escocia, Inglaterra y Francia. La observación de las estaciones, que en estos lugares son tan marcadas, derivó en la división del año en dos mitades. Desde el 31 de Octubre (su equivalencia en el calendario actual) al 01 de Mayo, y del 02 de Mayo al 01 de Noviembre. Estas dos mitades dividían el año en dos períodos principales, uno de incremento (31/10-01/05) y otro de decremento (02/05-01-11).

Lo que empezó como una observación del tiempo y de los movimientos terrestres respecto al Sol, derivó por supuesto en la creación de todo tipo de leyendas y mitologías que encarnaban a los astros y sus movimientos en el universo.

Finalmente, cuatro de estas divisiones anunciaban los dos equinoccios y los dos solsticios del año, y las otras cuatro indicaban su repercusión en el hombre. De este modo, se cerraba un círculo perfecto en el que interactuaban el universo y el ser humano en perfecto equilibrio.