Espiritismo

Que es el Espiritismo

Evocar o tratar con espíritus.

Doctrina que afirma no sólo la persistencia de la personalidad consciente después de la muerte, sino también la posibilidad de establecer comunicación con los que hallan en el otro mundo. Para los creyentes en tal doctrina, esta constituye "una ciencia, una filosofía y una religión". Como religión, sostiene que ,"después de la muerte nos volvemos espíritus para vivir una vida eterna muy semejante a esta terrenal, en un mundo espiritual que constituye una réplica perfecta del nuestro". La creencia en la comunicación con los espiritus de los muertos por mediación de médiumes o hechiceras es muy antigua.

La bruja de Endor invocó al espíritu de Samuel a petición del rey Saúl (I Sam. 28:11-12).

En su fase moderna, el espiritismo comenzó en 1848 con las hermanas Fox en Hydesville (N.Y.). La confesión que hicieron de que sus "golpes" eran fraudulentos no impidió el rápido crecimiento del espiritismo, que ha venido experimentando renovado auge durante y después de cada guerra.

Las iglesias espiritistas parecen libremente organizadas en 13 asociaciones. El cuartel general se halla enclavado en Lylydale ( N.Y.). Sus adeptos se entregan a prácticas y experiencias con ayuda de médiumes independientes. Hasta los creyentes admiten que el porcentaje de fraude resulte en estas experiencias muy elevado.

La Sociedad de Investigación psíquica ha intentado aplicar el método científico a la comprobación de aquellos fenómenos que parecen inplicar la acción de fuerzas desconocidas o no comprendidas.

Algunos hombres de ciencia bien conocidos han apoyado enérgicamente el espiritismo; pero la iglesia católica lo condena.

Qué revela Revela qué somos, de dónde venimos, hacia dónde vamos, cuál es el objetivo de la existencia terrenal y cuál es la causa del dolor y el sufrimiento.

Cuál es su contenido

Al traer conceptos nuevos acerca del hombre y cuanto lo rodea, el Espiritismo toma contacto con todas las áreas del conocimiento, de las actividades y del comportamiento humano. Puede y debe ser estudiado, analizado y practicado en todos los aspectos fundamentales de la vida, tales como: científico, filosófico, religioso, ético, moral, educacional, social.

Qué enseña el Espiritismo

Más allá del mundo corporal, residencia de los Espíritus encarnados (Hombres), existe el mundo espiritual, residencia de los Espíritus no encarnados. El hombre es un Espíritu encarnado en un cuerpo material. El periespíritu es el cuerpo semimaterial que une el Espíritu con el cuerpo material. Ellos son los seres inteligentes de la creación. Constituyen el mundo de los Espíritus, que preexiste y sobrevive a todo. Los Espíritus son creados simples e ignorantes; evolucionan intelectual y moralmente, pasando de un orden inferior a otro más elevado hasta la perfección , cuando gozan de inalterable felicidad.

Conservan su individualidad, antes, durante y después de cada encarnación. Los Espíritus reencarnan tantas veces como sean necesarias a su propio adelantamiento. Las diferentes existencias corpóreas del Espíritu son siempre progresivas y nunca regresivas. La rapidez de su progreso, intelectual y moral, depende de los esfuerzos que realice para llegar a la perfección.

Pertenecen a diferentes órdenes, de conformidad con el grado de perfección al que hayan llegado: Espíritus Puros, que han alcanzado la perfección máxima; Espíritus Buenos, en los cuales el deseo del bien es predominante; Espíritus Imperfectos, caracterizados por la ignorancia, el deseo del mal y las pasiones inferiores.

Las relaciones de los Espíritus con los hombres son constantes, y siempre han existido. Los Espíritus buenos nos incitan al bien, nos sustentan en las pruebas de la vida y nos ayudan a soportarlas con coraje y resignación. Los imperfectos nos inducen al mal.

Práctica Espírita

El Espiritismo no tiene cuerpo sacerdotal y tampoco adopta ni usa en sus reuniones o prácticas: atavíos, bebidas alcohólicas, incienso, tabaco, altares, imágenes, andas, velas, procesiones, talismanes, amuletos, sacramentos, concesiones de indulgencia, horóscopos, cartomancia, pirámides, cristales, coracoles, rituales, o cualesquiera otras formas de culto exterior.

Este no impone sus principios. Invita a los interesados en conocerlo a someter sus enseñanzas al tamiz de la razón, antes de aceptarlas. La mediumnidad, que permite la comunicación de los Espíritus con los hombres, es un don que muchas personas traen consigo al nacer, independientemente de la orientación doctrinaria de vida que adopten. Práctica mediúmnica espírita sólo es la que se ejerce en base a los principios de la Doctrina Espírita.

El Espiritismo respeta todas las religiones, valoriza todos los esfuerzos para la práctica del bien, trabaja por la confraternización entre todos los hombres - independientemente de su raza, color, nacionalidad, creencia o nivel cultural y social - y reconoce que "el verdadero hombre de bien es el que cumple la ley de justicia, amor y caridad en su mayor pureza".