Dudan de plumas en dinosaurios

From: http://www.elnorte.com/ciencia/articulo/746646/

May 22, 2007

El sinosauroptéryx era considerado un animal carnívoro emplumado del tamaño de un pavo

París,  Francia (22 mayo 2007).- Las presuntas huellas de plumas descubiertas en fósiles de sinosauroptéryx, considerado uno de los primeros dinosaurios-pájaros, no son en realidad más que una capa de colágeno, señala un equipo de científicos.

El colágeno es una proteína fibrosa cuya función es comparable a la de una armadura de diversa composición según donde esté localizada y que entre otras cosas se encarga del proceso de cicatrización.

La estructura de esta glicoproteína fue confundida según parece con plumas primitivas (protoplumas), estiman Theagarten Lingham-Soliar, de la Universidad de KwaZulu-Natal, en la localidad sudafricana de Durban, y sus colegas.

El sinosauroptéryx, que vivió hace unos 130 millones de años en el noreste de China, en la provincia de Liaoning, era considerado un animal carnívoro emplumado del tamaño de un pavo, dotado de una larga cola y con parentesco con los primeros pájaros, pese a que no podía volar.

Un meticuloso análisis microscópico de un nuevo fósil, a la altura de su cola, desacredita esta interpretación.

Según el equipo de Lingham-Soliar, del que forma parte el estadounidense Alan Fedducia (Universidad de Carolina del Norte) y el chino Xiaolin Wang (Academia de las Ciencias de Pekín), las estructuras que se creía que formaban el cañón central y las barbas de las plumas correspondían en realidad a una especie de escamas de colágeno, comparables a las que presenta la piel de los tiburones o de los reptiles.

Las fibras que presentan en el microscopio un aspecto perlado podrían deberse a una torsión y reagrupación motivada por la disecación de los tejidos tras la muerte del animal, explican en la última edición de Proceedings de la Royal Society B.

En definitiva, las famosas "plumas" no serían más que restos de una capa de colágeno que confería a este pequeño dinosaurio una armadura protectora, a no ser que sirviesen para volver rígida su cola