Hallan observatorio precolonial

Original: http://www.elnorte.com/ciencia/articulo/636668/

El descubrimiento podría disipar la creencia de que la Amazonia jamás fue habitada por sociedades desarrolladas

AFP

Las piedras se encuentran en buen estado y cada una pesa varias toneladas

Río de Janeiro,  Brasil (12 mayo 2006).- Arqueólogos brasileños descubrieron un observatorio astronómico precolonial que podría remontarse a 2 mil años atrás, en el estado amazónico de Amapá, fronterizo con la Guayana francesa.

El descubrimiento, en Calçoene, interior de Amapá, a 390 km de Macapá, la capital del Estado, está constituido de 127 bloques de granito, de tres metros de alto, dispuestos en círculos a intervalos regulares en un espacio abierto, indicó la arqueóloga Mariana Petry Cabral este viernes al diario O Globo.

La investigadora, del Instituto de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Amapá (Iepa), dijo que "sólo una sociedad de cultura compleja podría construir tal monumento", lo que disipa la creencia de que la Amazonia jamás fue habitada por sociedades desarrolladas.

La distribución sugiere que se trate de un templo o un observatorio

Por el momento, es imposible precisar la edad de la obra. La estimación que remonta su construcción de 500 a 2 mil años se basa en fragmentos de cerámicas encontradas en las proximidades.

Según Mariana Cabral, la construcción parece una especie de templo que pudo ser utilizado como observatorio astronómico porque los bloques de granito están dispuestos de manera que marcan el solsticio de invierno. En diciembre, el sol pasa exactamente a través de un orificio de un bloque.

Se dice que los antiguos pueblos amazónicos se orientaban por la posición de las estrellas y de los ciclos de la luna para cultivar y para realizar sus rituales religiosos.

Para los investigadores del Iepa, el monumento es el "Stonehenge de la Amazonia", el famoso conjunto de monolitos situado en Salisbury, en el sur de Inglaterra, del que hasta ahora se desconoce exactamente su función y se ignora cómo las enormes piedras fueron transportadas hace 5 mil años.

La construcción amazónica encierra los mismos misterios, afirmaron lo arqueólogos.