Hallan en Argentina dinosaurio africano

Original: http://www.elnorte.com/ciencia/articulo/645272/

El 'Cathartesaura' era un hervíboro con mandíbulas cuadradas que habitó en la región durante el periodo Cretácico superior

Buenos Aires,  Argentina (13 junio 2006).-  Un grupo de científicos halló en la provincia argentina de Río Negro (sur) restos de una especie de dinosaurio de cuello largo, de 20m de largo y unos 90 millones de años, que hasta ahora se creía sólo había existido en Africa, pero que también habitó tierras patagónicas.

"Se trata de una especie cuya existencia se desconocía en Sudamérica y que pertenece a una familia identificada científicamente hace apenas diez años", explicó a la AFP el paleontólogo Sebastián Apesteguía, del Museo Argentino de Ciencias Naturales.

Apesteguía condujo la exploración que dio con los restos de este dinosaurio saurópodo en La Buitrera, una zona rocosa en el noroeste de la provincia de Río Negro, mil 300 kilómetros al sur de la capital argentina.

El Cathartesaura, tal como se bautizó a la especie en honor al nombre científico del buitre patagónico que anida en la zona, era un hervíboro con mandíbulas cuadradas que habitó en la región durante el periodo Cretácico superior.

Sus dientes eran afilados, delgados y muy pequeños, de apenas medio centímetro de diámetro, por lo que se supone que su alimentación estaba basada en hierbas y vegetales blandos.

"Tenían la particularidad de poseer huecos de gran tamaño entre las vértebras que lo convertían en un animal muy liviano pese a su gran porte", dijo, lo que probablemente le confería mayor posibilidad de supervivencia al agilizar su huida ante la presencia de los Giganotosauros y Abelisaurios, sus principales predadores.

En las espinas altas de su espalda, de forma de raqueta, podían almacenar líquidos y grasas tal como lo hace un camello, lo que se especula representa una "herencia de linaje por tratarse de una especie que vivió en lugares donde en periodos anteriores habían existido grandes desiertos".

"Casi sin lugar a dudas eran animales grupales que se movían en manadas y podían defenderse profiriendo coletazos a sus atacantes", dijo Apesteguía.

"Hasta hace poco tiempo, los científicos sólo habían podido determinar la existencia de estos dinosaurios en sedimentos africanos. Su hallazgo en La Buitrera confirma que en la zona patagónica habitaba una fauna completa de dinosaurios y otros vertebrados", afirmó el científico.

Testimonio de ello son los numerosos fósiles de animales prehistóricos que fueron encontrados en el lugar y cuyos restos están bajo estudio, como el Buitreraptor, los reptiles esfenodontes, variedad de mamíferos y tortugas y serpientes con patas, consignó Apesteguía.

"Todos los años encontramos cantidades de fósiles nuevos, la riqueza paleontológica del lugar es increíble. La Patagonia es el Gobi sudamericano", se entusiasmó el científico en referencia al desierto de Mongolia, considerado uno de los sitios paleontológicos de mayor riqueza en el mundo.

El hallazgo se concretó gracias al alerta de unos criadores de ovejas, quienes condujeron al equipo de científicos hasta el lugar donde había gran cantidad de fósiles petrificados a cielo abierto.